domingo, 11 de septiembre de 2011

Raro.

No digo diferente, digo raro.

Que lo que sientes en un momento cabia en un rato.
Si no es por los errores nunca aprendo. ¿Pero a qué precio?
Me niego a pagar el precio del aprecio, ni olvidar ni que me olviden. Ni herir ni llorar. Porque yo (no sé tú) he nacido para hacer algo en esta vida: vivirla, pero vivirla bien.

No sé si el mundo está al revés o si soy yo el que está cabeza abajo.

viernes, 2 de septiembre de 2011

When I was young

Cuando era joven me creía más mayor de lo que soy hoy. Todo podía estar al alcance de mi mano y la corriente corría a mi favor. Llevar tacones aunque me duelan las ampollas, seducir con la mirada y regalar sonrisas sin importar a quién, revelarse era el día a día y vivir la fiesta desenfrenada, algo vital.

Pero se interpone una pared con la que chocas. Y ves que aún te quedan millones de cosas por aprender, que sólo quieres el beso de aquel al que quieres y que los padres también lloran. Que sigues necesitando ayuda y un abrazo de vez en cuando.

Al fin y al cabo aún soy joven, y no tengo prisa por crecer.

(Pese a las estupideces y errores que eso conlleva. Quiero cometerlos)